Factores de riesgo para el estreñimiento crónico

Factores de riesgo para el estreñimiento crónico

Los factores de riesgo para padecer estreñimiento son bien conocidos. Algunos de ellos no se pueden evitar, como ciertas enfermedades (esclerosis múltiple, ELA, párkinson, parálisis cerebral, demencia, depresión…) y su medicación asociada.

Sin embargo, otros muchos factores de riesgo sí que se pueden minimizar: el sedentarismo o la inmovilidad; una mala hidratación o dietas desequilibradas (con exceso de grasas y proteínas y falta de fibra y verduras); la poli medicación sin prescripción médica (analgésicos, tranquilizantes, uso crónico de laxantes…), el sobrepeso y la obesidad; hábitos de vida poco saludables (exceso de alcohol, tabaquismo…), la represión habitual de las “ganas de ir al baño”…

En esta infografía se resumen los principales factores de riesgo del estreñimiento:

Infografía factores de riesgo del estreñimiento

Factores de riesgo

Explicamos más detalladamente los principales factores que aumentan el riesgo de estreñimiento crónico:

  • Ser una persona mayor o mujer. La edad y el sexo influyen de manera inevitable en esta dolencia: el estreñimiento tiene mayor incidencia en mujeres y ancianos.
  • Una hidratación insuficiente. La deshidratación dificulta el tránsito intestinal al endurecer las heces.
  • Comer una dieta baja en fibra. No incluir alimentos ricos en fibra en nuestra alimentación entorpece la motilidad del sistema digestivo.
  • Realizar poca o ninguna actividad física. No practicar ejercicio a diario aumenta los síntomas del estreñimiento ya que dificulta el movimiento de las heces.
  • Tomar ciertos medicamentos, como sedantes, narcóticos, algunos antidepresivos o medicamentos para bajar la presión arterial. La ingesta de este tipo de medicamentos, sobre todo en personas mayores, puede agravar el estreñimiento.
  • Tener algún problema de salud mental, como la depresión o un trastorno de la alimentación. Existe una relación entre la depresión y el estreñimiento, basada en los niveles de serotonina del cuerpo, sustancia producida por el intestino que afecta a nuestro estado de ánimo cuando ésta es baja. Por otro lado, los trastornos alimenticios van asociados a problemas gastrointestinales como el estreñimiento.

Soluciones al estreñimiento crónico

El estreñimiento que no es causado por una enfermedad o por medicación, es decir, el que tiene origen desconocido, puede prevenirse siguiendo sencillas medidas al alcance de todos, como cuidar la dieta o practicar deporte regularmente.

Cuando esta situación se prolonga en el tiempo, hablamos de estreñimiento crónico y en esta condición es habitual recurrir a los laxantes o los enemas para tratar de solucionarlo. Estos remedios son recomendables en episodios puntuales pero si se usan de forma regular, pueden provocar disfunciones en la motilidad intestinal. Por eso es recomendable acudir a terapias no invasivas, como el masaje abdominal, una técnica recomendada por la Asociación Española de Fisioterapia, que mejora la digestión, estimula la actividad del intestino y facilita la evacuación de las heces.

MOWOOT es un dispositivo que reproduce de forma automática los masajes abdominales que los fisioterapeutas aplican a sus pacientes para aliviar los síntomas del estreñimiento. Por ello, no genera las complicaciones de otras soluciones, farmacológicas o invasivas, contraindicadas para pacientes crónicos.

Mas información sobre MOWOOT.