Prevenir el estreñimiento en verano

El estreñimiento es considerado uno de los problemas gastrointestinales más comunes y habituales, y más en la época estival. Con la llegada del verano y las vacaciones se producen cambios importantes en nuestra rutina que pueden hacer que aparezcan episodios esporádicos de estreñimiento o incluso que se agrave el problema en las personas que ya lo padecen. Sin embargo, es posible tomar algunas medidas para intentar evitarlo:

HIDRATACIÓN: Mantenerse bien hidratado, ingiriendo al menos dos litros de agua al día (unos ocho vasos) fuera de las comidas y tomando alimentos que contengan mucha agua.  Durante la época estival tomamos más agua, fruta y verdura, pero también perdemos el líquido en mayor cantidad ya que aumenta la posibilidad de deshidratación por las condiciones ambientales, por ello debe incrementarse la ingesta líquida. La deshidratación produce estreñimiento porque el organismo intenta conservar el agua en la sangre mediante la absorción de agua de las heces. La materia fecal que contiene menos agua es más difícil de evacuar. En cambio, las heces bien hidratadas son menos duras y más voluminosas. Cuando llegue el momento, serán más fáciles de evacuar que las heces menos lubricadas que, a su vez, progresarán más en el tracto digestivo.

ALIMENTACIÓN:  En su dieta, otorgue un lugar privilegiado a las fibras: frutas, verduras, legumbres y cereales. En verano, una buena fruta fresca apetece aún más, si cabe, con lo cual se hace fácil tomar (al menos) dos piezas al día. Para la gran mayoría de la gente, las mejores son las ciruelas y el kiwi. La fibra ayuda a mantener el agua en las heces y a aumentar su volumen, facilitando su tránsito. Una ingesta pobre de fibra puede derivar en problemas de tránsito intestinal y evacuación.

Al hablar de alimentación, no podemos olvidar la importancia de disminuir la ingesta de alimentos procesados. Esto es válido para todo el año y para la población en general, si queremos llevar una dieta saludable, pero para las personas que padecen estreñimiento es de aún más importancia. Hay que centrarse más en alimentos y recetas que contengan granos enteros que contribuirán a un buen tránsito intestinal y menos en aquellos que lleven harina refinada.

EJERCICIO: Practicar ejercicio físico de forma regular. Con el calor, es recomendable hacerlo a primera hora de la mañana o última de la tarde para evitar los efectos negativos de las altas temperaturas en nuestro organismo. Aquellas personas que por problemas físicos o por contraindicación médica no puedan efectuar actividades deportivas, deberán caminar al menos 30 minutos al día.

IMPULSO Y RUTINA: No ‘dejar para más tarde’ el acudir al cuarto de baño cuando se presenta el impulso de defecar. Incluso de vacaciones, cuando salimos de nuestra rutina diaria, el pudor o la vergüenza no deben llevarnos a eludir o posponer la defecación. Es importante intentar seguir con los mismos hábitos que tenemos durante el año (tanto en horarios de comida como a la hora de acudir al baño) para prevenir los problemas de estreñimiento.

 

International order

Fill in the following fields and we will get in touch with you as soon as possible